El tenista croata Marin Cilic, cuarto preclasificado, consiguió dar la sorpresa en la gran final del Torneo de Basilea, luego de imponerse en dos parciales por 6-1 y 7-6 (7/5) a su similar japonés Kei Nishikori (3).

Cilic, quien llegaba con menor cartel que el nipón, supo plantarse con autoridad en suelo suizo y desde el primer set fue dominante al superar a su rival 3-1 en tiros aces, con 55 por ciento de efectividad en sus servicios.

En su décimo tercer mano a mano dentro de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), con registro aún favorable para Nishikori 7-6, el croata no dudó en hacer la “hombrada” y cerró la segunda manga con autoridad, al rescatar los tres puntos de quiebre que se le presentaron y obtener 15 unidades en su saque.

Luego de este campeonato, su segundo en 2016 después de Cincinnati, Cilic guardará esperanzas de clasificar al Masters de final de temporada a efectuarse en Londres, tras ubicarse noveno en la carrera por un puesto, el cual podría festejar si el belga David Goffin sucumbe antes de la tercera ronda del próximo torneo en París.