Con la disposición de tratar de terminar con 20 años sin título para Cruz Azul, este sábado arribó a la Ciudad de México el técnico portugués Pedro Caixinha para hacerse cargo del conjunto celeste.

A su llegada a esta capital, aseguró que llega a la “Máquina Celeste” con la ambición de dirigir a un equipo grande luego de que en su momento, el español Francisco Jémez había dicho que era un equipo chico.

"Volver a México para dirigir significa mucho, mucha gratitud, gratitud porque lo que soy hoy se lo debo a México. Estamos aquí con toda ambición y determinación", dijo en sus primeras palabras al pisar territorio mexicano.

Se refirió al intento que han hecho los técnicos que han pasado por el equipo de darle al conjunto celeste ese ansiado título que no consigue desde el invierno de 1997, y haber conseguido con Santos una Liga, una Copa y el Campeón de Campeones, le motiva.

“Todos los que han pasado por el equipo lo han intentado, y nosotros lo vamos a intentar, por supuesto. Y el que la gente esté ilusionada me da esa responsabilidad y esas ganas de hacer las cosas bien”, apuntó.

Ante la insistencia de los reporteros que cubrieron su llegada para dirigir al cuadro capitalino, por conocer sus proyectos, y la de algunos aficionados por pedirle la foto y el campeonato en el Clausura 2018, Caixinha decidió no emitir más comentarios.

Mencionó que el lunes en conferencia de prensa en la que será presentado en las instalaciones del club en La Noria, dará más detalles sobre lo que será su plan de trabajo y tendrá tiempo de responder las preguntas.

Pedro Caixinha dirigió a Santos Laguna hace un par de años con el que fue campeón de Liga en el Clausura 2015, además de lograr una Copa MX y el título de Campeón de campeones, ahora quiere hacer cosas importantes con Cruz Azul.