El técnico del Puebla, Ricardo Valiño, dijo que el triunfo obtenido este sábado 2-1 en su visita a Cruz Azul le deja un buen sabor de boca, porque los pone cerca de zona de calificación, al tiempo de reconocer la entrega de sus jugadores por el resultado.

"Este triunfo nos deja un buen sabor de boca, porque, como dije, nos deja en una posición expectante a falta de tres fechas, pero también quiero resaltar que tengo un grupo de jugadores con un corazón enorme, que se sobrepone a las adversidades y que pelea hasta el final".

En rueda de prensa tras el encuentro en el estadio Azul, señaló que el encuentro estuvo para inclinarse para cualquier lado, pues los dos equipos tuvieron sus posibilidades de anotar pero, afortunadamente para su causa, la balanza se inclinó a su favor.

"Creo que el partido fue de un ritmo cambiante, tuvimos oportunidades nosotros y Cruz Azul también tuvo las suyas pero en términos generales terminó muy parejo, pero la clave fue que fuimos efectivos en la última jugada del partido porque nunca renunciamos a ganarlo".

Destacó que en estos momentos no echan las campanas al vuelo porque el triunfo los pone cerca de la calificación a tres fechas de que concluya el torneo regular, sino que piensan en lo más inmediato y eso es su siguiente compromiso, al que quieren llegar bien preparados.

"Es muy aventurado hacer futurología, ahora en el futbol tienes que ir paso a paso, partido tras partido, en estos 14 partidos el equipo ha tenido propuesta, no se ha metido atrás y hoy estamos ante una posibilidad real y vamos a esperar hasta lo último para dar ese paso final".