El técnico de Monarcas Morelia, Roberto Hernández, aseguró que la derrota contra Tigres de la UANL le dejó un sabor amargo, porque su equipo no pudo mantener un mismo ritmo durante los 90 minutos.

“Me quedo con una amargura terrible, porque el equipo cuando se decide y logra plasmar el futbol que tiene, el equipo es este que vieron al final y que termino con bronca porque, el rival cuenta, pero no fuimos capaces de mantener el ritmo durante más tiempo”, expresó.

Al término del cotejo disputado en el estadio Universitario el cual terminó con un triunfo de los felinos por 2-1, el timonel consideró que su equipo regaló la primera parte.

Hernández dijo que el haber recibido una anotación a los dos minutos fue algo complicado para sus pupilos, porque es prácticamente salir del vestidor la pizarra en su contra.

“Sabemos lo que es Tigres, es el campeón y es muy fuerte en su casa, veníamos con la intención de hacer un mejor juego, nos afectó empezar perdiendo el juego.

“Es como salir del vestidor perdiendo el juego y eso contra Tigres es la muerte, de a poco intentamos hacer nuestro juego y al final terminamos apurados, no logramos empatar y no podemos regalar nada a Tigres”, añadió.

El estratega aseveró su plantel tiene calidad para lograr un buen desempeño en el presente certamen del futbol mexicano, pero insistió la regularidad en todo el encuentro es importante para lograr buenos resultados.