Técnico de Dínamo Kiev lamenta derrota en Champions por fallas propias

El estratega de Dínamo Kiev, Serhiy Rebrov, admitió que si su equipo está contra la pared en la serie de octavos de final de la Champions League es exclusivamente por errores propios, los cuales...

El estratega de Dínamo Kiev, Serhiy Rebrov, admitió que si su equipo está contra la pared en la serie de octavos de final de la Champions League es exclusivamente por errores propios, los cuales facilitaron el triunfo de Manchester City 3-1.

Poco pudieron hacer sus pupilos en el NSK Olimpijs'kyj esta tarde, frente a unos “citizens” que dejaron la eliminatoria casi sentenciada, pues para la vuelta tendrán además la ventaja de la localía.

“Merecimos esta derrota por nuestros propios errores. Dejamos que el City demostrara sus mejores cualidades y no conseguimos demostrar las nuestras. Después de la primera parte, jugamos con más valentía y tomamos la iniciativa. Marcamos y tuvimos algunas ocasiones, pero recibimos un gol en los últimos minutos”, lamentó.

Al descanso, el elenco ucraniano caía 0-2 y en el amanecer de la parte complementaria lograron descontar para reavivar sus esperanzas pero justo al minuto 90, el marfileño Yayá Touré clavó el tercero de los ingleses para dejar en la lona al cuadro de esta capital.

No obstante, el timonel confió en que sus jugadores no darán por perdido este compromiso y lucharán contra “uno de los mejores equipos del mundo”, con la intención de disimular la poca experiencia que tienen en instancias de esta categoría.

“Era obvio que nuestros jugadores estaban demasiado nerviosos y eso desapareció en la segunda mitad. Nos faltó experiencia a este nivel. Creamos ocasiones pero las desperdiciamos. Por supuesto, el largo invierno ha tenido su influencia, pero sé que mis jugadores no tiraran la toalla”, reconoció.

El próximo 15 de marzo el Dínamo buscará el milagro de remontar en el Etihad Stadium, donde Rebrov espera que sus muchachos hayan aprendido la lección y no permitan a sus adversarios crear tantos contragolpes, los cuales fueron clave para acabarlos anímicamente.