El entrenador Gabriel Pereyra dijo hoy que en Atlante se sienten golpeados, porque la Federación Mexicana de Futbol les quitó la certificación y con ello se ven impedidos de subir a la Liga MX, pero, pese a ello, se presentarán como un equipo competitivo.

“Cae mal en la directiva perder la certificación, porque la gente que tiene una ilusión muy grande de poder ascender, ya no la tiene”, dijo el estratega.

En entrevista que concedió en el Régimen de Transferencias de la Liga de Ascenso MX, el nuevo estratega dijo que llega a un equipo que quiere mucho, con el que se coronó como jugador, con el que empezó a dirigir y con el que tiene muchos planes.

Sostuvo que a pesar del entorno administrativo, buscará armar un plantel compacto, en el que todos tendrán la misma posibilidad de competir de igual a igual, donde va a ser parejo para todos.

“Atlante va tratar de armar un platel de la mejor manera, además mantenemos una base importante de jugadores para poder aspirar a algo serio”, aseveró.

Abundó que “Atlante es un equipo con mucha historia en el futbol mexicano y de un día a otro sufre de una decisión que golpea muchísimo”.