El entrenador de la selección nacional juvenil de Taekwondo, Julio Álvarez, consideró que la representación de la categoría está concentrada para enfrentar el Campeonato Mundial en Canadá, uno de los eventos más fuertes, para cerrar la temporada 2016.

El directivo indicó que el certamen es de exigencia porque cada uno de los competidores van en busca de los primeros sitios, mientras en algunos casos, los competidores trabajan para que puedan llegar a los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires 2018.

Agregó que para llegar en buena forma, esta semana cada uno de los seleccionados tuvo dos combates de los llamados “modelaje”, es decir, pelear en situaciones reales para ver la reacción en situaciones adversas y poder solucionarlos.

“En esta actividad hicieron dos peleas cada quien ante rivales que estuvieran cerca de su peso donde la idea era moverse y creo que fue un modelaje que cumplió al cien por ciento”, expresó.

El adiestrador sostuvo que este tipo de ejercicios permite corregir los aspectos tácticos y también tener contactos fuertes para enfrentar los combates de alto grado de dificultad.

La justa mundial está programada del 16 al 20 de noviembre venidero en Burnaby, Canadá.

En relación al ánimo en el seno de la representación nacional, Álvarez dijo que todos están motivados de poder acudir a esa justa y desde luego porque algunos harán su debut mundalista.