Taekwondoín Bryan Salazar, un peleador “chaparro” que aspira con Olímpicos

Con seis medallas en su poder desde que ingreso a la selección nacional de taekwondo hace un par de años, Bryan Salazar Pérez se ha ganado un sitio en este deporte y su mayor ilusión es acudir a los...

Con seis medallas en su poder desde que ingreso a la selección nacional de taekwondo hace un par de años, Bryan Salazar Pérez se ha ganado un sitio en este deporte y su mayor ilusión es acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Sin embargo, sabe que para llegar a esa posición, debe trabajar lo más fuerte posible y ganarse un lugar en la categoría de los pesos pesados, donde México, tiene competidores “chaparros” que apenas llegan al 1.80 metros de estatura.

"Somos muy chaparros en nuestra categoría, yo mido 1.82 metros y nunca me he enfrentado a uno más bajito”, destacó el tamaulipeco.

Indicó que aunque en la división menor a los 87 kilos no hay competidores de menor estatura a la suya, no es impedimento para salir con la mejor disposición y enfrentar a quien sea en busca de los primeros lugares, como lo hizo en el Abierto de Estados Unidos hace un par de semanas.

“En la Unión Americana me encontré a rivales de dos metros y de 1.90 metros. Ya estoy acostumbrado a pelear con altos y simplemente es enfrentarlos de manera inteligente para sacar el resultado”, contó.

Salazar Pérez, quien sirvió de sparring de la sinaloense María del Rosario Espinoza en su preparación rumbo a la obtención de la tercera medalla olímpica en Río 2016, consideró que ante esa “limitante” los mexicanos pueden brindar una buena pelea.

En el Abierto estadunidense consiguió medalla de oro, el competidor enfrentó a exponentes como el tunecino Yassine Trabelsi, número uno del mundo en la división, a quien a pesar de la altura, lo venció.

Bryan Salazar lleva el taekwondo en las venas, ya que desde muy pequeño se vio involucrado en este deporte. Y es que su padre José es instructor y cinta negra séptimo Dan, al igual que se madre Martina, cinta negra primer Dan.

“Mi sueño es Tokio 2020 y el año lo he empezado bien. A pesar de que somos chaparros para esa categoría, lo único que hay que hacer es pelear con inteligencia y con eso se pueda ganar”, comentó.

En su palmarés, el tamaulipeco tiene plata en el Abierto Mexicano 2015, bronce en el Abierto de España 2016, bronce en el Campeonato Panamericano 2016, plata en el Abierto Panamericano y oro en el Abierto de Estados Unidos 2017.