Susto, alegría y un temblor acompañaron a afición mexicana ante Suecia

Preocupados, nerviosos y al final entre aplausos a la selección de Corea del Sur, que eliminó al campeón mundial Alemania y clasificó al equipo tricolor, familias mexicanas vivieron hoy en Guatemala...

Preocupados, nerviosos y al final entre aplausos a la selección de Corea del Sur, que eliminó al campeón mundial Alemania y clasificó al equipo tricolor, familias mexicanas vivieron hoy en Guatemala el crucial partido que significó una dolorosa derrota 3-0 ante Suecia. 

Esperanzada y optimista, la comunidad mexicana acudió temprano este miércoles a la cita en su sede diplomática en la Ciudad de Guatemala para seguir el cotejo disputado en Ekaterimburgo, Rusia, en el cierre del Grupo F de Rusia 2018.

Los connacionales y simpatizantes guatemaltecos esperaban una jornada de celebración y algarabía, como ocurrió en los juegos de la selección nacional de México ante el campeón Alemania y Corea del Sur, en los que se impuso 1-0 y 2-1.

Al final, en un pasaje lleno de dramatismo, la comunidad mexicana acabó esperando el resultado del juego Alemania-Corea del Sur que se disputaba a la misma hora en Kazán y que, por la derrota del campeón y resonante victoria coreana, clasificó a octavos de final al Tri.

El primer tiempo del esperado choque fue seguido con cierta desazón pero también con mucho ánimo y la esperanza de que en el tiempo complementario repuntaría el equipo nacional y clasificaría, con buenas cuentas ante los suecos.

En el entretiempo, mientras familias y grupos de mexicanos y guatemaltecos tomaban café y departían en el jardín de la embajada un mal augurio anticipó la debacle del sistema de juego del colombiano Juan Carlos Osorio y la goleada 0-3 ante los suecos.

Un temblor de 4.4 grados que estremeció a Guatemala se registró a las 08:45 horas locales (14:45 GMT), justo cuando comenzaba el descanso del medio tiempo del partido y la comunidad mexicana salía del auditorio donde se transmitía el juego hacia el jardín del inmueble.

En el segundo tiempo se consumó la derrota y la goleada ante los suecos, lo que ponía en serio riesgo la calificación de la selección mexicana, que no reaccionaba con ese juego ganador de los dos primeros compromisos mundialistas.

La fortuna acompañó al conjunto mexicano y, de manera agónica y dramática, obtuvo la clasificación con la inesperada derrota de la poderosa escuadra alemana 2-0 ante los coreanos, con lo que acabó el reinado de los teutones.

La incertidumbre y el nerviosismo cesaron con el pitazo final en Kazán y la victoria de los coreanos, que representó la sufrida clasificación del Tri, celebrada entre aplausos y abrazos por la afición mexicana en este país centroamericano.

Pese a ser un día laboral, la comunidad mexicana e invitados guatemaltecos asistieron en buen número al partido transmitido en el auditorio de la sede diplomática, cuyas diferentes áreas, como el consulado general, trabajaron en forma normal durante el encuentro.