Un suspiro de alivio recorrió Alemania tras el triunfo de su selección frente a Suecia con un gol de último minuto, el cual salvó el orgullo del país, que ya se veía al borde de la derrota, con lo que renació la expectativa de defender el título de campeon mundial de futbol.

Miles de aficionados estallaron jubilosos en la Puerta de Brandenburgo, donde se transmitió en una pantalla gigante el partido, cuando Toni Kroos marcó el gol de la victoria en un tiro libre en el minuto cinco del tiempo extra, al final del encuentro.

La fuerte lluvia y el frío no impidieron a miles de aficionados gritar entusiastas y bailar de alegría, todavía tiempo después del silbatazo final.

La escena se repitió en zonas de aficionados de toda Alemania donde se transmitió el partido, como en Hamburgo con su pantalla gigante de 126 metros, así como en bares y restaurantes del país donde los hinchas se dieron cita para ver el encuentro frente a la selección sueca.

El diario sensacionalista Bild publicó en su página web con una gran foto de Toni Kroos: “Un tiro libre hecho arte salvó nuestra Copa Mundial - Triunfo dramático con 10 jugadores en el tiempo extra – Tiro heroico de Kroos”.

La imagen de la reacción eufórica de Kroos al marcar el gol dominó esta noche en las páginas web de los medios alemanes, muchos de los cuales hicieron juegos de palabras con el apellido del seleccionado, que se parece mucho al adjetivo “grande”.

La página web del canal de televisión ARD escribió: “Kroos salvó a a Alemania frente a Suecia”, mientras el portal del canal noticioso n-tv destacó: “Entre la catástrofe en el Mundial y el cambio a la euforia solo hubo dos segundos”.

Los medios citaron además esta noche las palabras del entrenador de la selección alemana, Joachim Löw, quien señaló: “Para mi fue una victoria bien ganada porque continuamos dando la batalla hasta el final”. 

“Les abrimos a los suecos dos oportunidades, pero en general no hubo tantos pases erróneos como cuando jugamos contra México (...) Un triunfo así en el último minuto puede ser una señal (...) Estamos de nuevo adentro en la competencia”, dijo Löw, quien al final del partido derramó lágrimas de júbilo.

Aunque el triunfo frente a Suecia fue ampliamente festejado, la afición alemana no perdió de vista a la selección mexicana, que le ganó este sábado a la de Corea del Sur, con lo que se abrió paso para clasificar a los octavos de final en Rusia 2018.