El segundo juego de la pretemporada 2018 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) programado este domingo entre Diablos Rojos del México y Guerreros de Oaxaca, en el estadio Fray Nano de esta capital, fue suspendido por lluvia.

El club escarlata informó que una fuerte precipitación se hizo presente en la capital del país, dejando en malas condiciones el terreno de juego, por lo que fue imposible realizar el partido de práctica rumbo a la segunda temporada 2018 de la LMB.

Para compensar el tiempo perdido y aprovechar el lunes de la mejor manera posible, se jugará un encuentro pactado a 13 entradas para poder darle trabajo y ver en acción a la mayor cantidad de lanzadores, comentó el manager Víctor Bojórquez.

El timonel escarlata hará una rotación en los jugadores de posición para que entren en acción y no haya una fatiga innecesaria. Este juego será a puerta cerrada.