La Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) dio a conocer que fueron siete los suspendidos que dejó la tercera jornada de la Copa MX.

El mediocampista argentino de Toluca, Pablo César Barrientos, recibió tres cotejos de castigo, “uno por ser culpable de conducta violenta y dos más por insultar soezmente a los oficiales del partido”.

Irving Rubirosa, técnico del Club Alebrijes de Oaxaca, y el peruano Juan Reynoso, auxiliar técnico del Puebla, fueron suspendidos con un juego “por faltar al respeto o insultar a jugadores o integrantes del Cuerpo Técnico del Club contrario o de su mismo Club”.

El defensa de Santos laguna, Jorge Sánchez, así como el mediocampista de Tampico Madero, Sergio Ceballos, se perderán la siguiente jornada “por ser culpables de juego brusco grave”.

Juan Manuel Álvarez, defensa del Monterrey, también se va un cotejo “por recibir una segunda amonestación en el mismo partido”. Y el delantero chileno del Atlas, Ángelo Henríquez, pagará el mismo castigo “por ser culpable de conducta violenta”.