Selección alemana tiene un regreso furtivo a su país

El regreso de la selección alemana de futbol después de su fracaso en el Mundial Rusia 2018 fue furtivo, ya que ninguno de los jugadores se acercó a los cerca de 300 aficionados que se reunieron para...

El regreso de la selección alemana de futbol después de su fracaso en el Mundial Rusia 2018 fue furtivo, ya que ninguno de los jugadores se acercó a los cerca de 300 aficionados que se reunieron para verlos en el aeropuerto de Frankfurt.

En autobuses de cristales ahumados y limousinas salieron de la central aérea rumbo a sus destinos privados para iniciar por adelantado las vacaciones de verano. Un contraste total con la llegada de ese equipo hace cuatro años, cuando ganó el título de campeones del mundo.

En esa ocasión, cientos de miles de alemanes se congregaron espontaneamente en Frankfurt y en Berlín para verlos pasar en un autobus con el techo descubierto, desde donde agitaban la mano en dirección a los fans, quienes les sonreían y aclamaban.

A su llegada solo tuvieron una breve conferencia de prensa en el aeropuerto encabezada por el presidente de la Federación Alemana de Futbol (DFB), Reinhard Grindel, por el director de la selección alemana, Oliver Bierhoff, el entrenador Joachim Löw y el capitán de la selección y portero, Manuel Neuer.

La selección alemana envió este miércoles a través de Twitter un mensaje pidiendo disculpas a la afición por no defender el título de campeones.

El entrenador Löw señaló este día que tanto él como el equipo necesitaban tiempo para reflexionar lo sucedido, mientras que Bierhoff declaró que el shock y la consternación dominaron entre los seleccionados en el vuelo de regreso y rechazó que se tomen decisiones apresuradas.

Joachim Löw dijo que “el dolor me tiene atrapado”. Aún no se sabe si el entrenador renunciará a su contrato con el DFB, a pesar de que antes de la Copa Mundial firmó hasta 2022 para entrenar a la selección teutona.

En caso de que siga en el puesto, las cosas no seguirán como hasta ahora, sino que se aplicarán cambios radicales y medidas de largo alcance. Löw reiteró que por el momento necesita tiempo para reflexionar.

La posición de Löw es paradójica: fue el entrenador que consiguió que la selección conquistara hace cuatro años el campeonato mundial de futbol, y ahora es el entrenador del equipo que quedó como el último de su grupo y tuvo que regresar a su país casi huyendo de las cámaras y las reacciones.

Manuel Neuer, de 32 años, retomó en el encuentro con la prensa en Frankfurt la representación de la selección: “En primer lugar estamos furiosos con nosotros mismos. Nos apena en forma ilimitada, no solamente por los fans sino también con las personas que trabajaron con nosotros todo este tiempo".

Antes de aterrizar en Frankfurt, Grindel, Bierhoff y Löw tuvieron un encuentro en el avión especial en el que viajaron de Moscú a Alemania.

El sonado fracaso en Kasán, donde perdieron 2-0 frente a Corea del Sur, sigue encajado en los huesos de los alemanes. Muchos lloraron amargamente al final del partido y sin encontrar consuelo. Las críticas contra la actuación de la selección en Rusia fueron incisivas.

“Vergonzoso”, “inconsolable”, “mega-ridículo”, “knock-out histórico”, “catastrófico”, “la maldición que pesa sobre los campeones”, fueron algunos de los adjetivos que se leyeron en la prensa tanto alemana como extranjera sobre lo sucedido.