El mexicano Rodolfo Dickson se mostró satisfecho por el esfuerzo realizado en su debut en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, en donde tuvo la oportunidad de representar a México, a pesar de radicar en Canadá desde pequeño.

Mencionó que se va con una buena satisfacción, porque formó parte de un equipo solidario, con entrega y fortaleza para enfrentar este tipo de competencias, aunque haya tenido algunas complicaciones en las dos pruebas en las que participó.

“Me siento feliz, fue una grata experiencia. El equipo disfrutó la competencia”, sostuvo el esquiador mexicano, que fue adoptado por una familia canadiense.

Destacó que ahora se enfocará a seguir con la preparación para buscar una segunda asistencia a la justa invernal de Beijing 2022.

Mientras que Carlos Pruneda, jefe de Misión de la delegación mexicana, destacó la entrega de cada uno de los participantes y el hecho de que con trabajo se pueden lograr grandes cosas.

“No podemos exigirle a esta delegación. El esquí alpino está en desarrollo y ahora ya tenemos a dos atletas”, refirió.

Agregó que cada uno de los atletas demostró estar entregado a México y una prueba de ello fue lo hecho por Sarah Schleper, Germán Madrazo y Robert Franco, quienes tuvieron posiciones en media tabla, lo que habla de un desempeño positivo.

“No quedamos tan atrás, estamos a media tabla, vamos paso a paso y no podemos dar pasos grandes”, concluyó.

Este jueves, Rodolfo Dickson no terminó su prueba de Slalom, en lo que fue la primera ronda y por ende fue descalificado.