Santiago González vuelve a ver su mejor tenis con Fyrstenberg

El “matrimonio” que ahora Santiago González arregla con el polaco Mariusz Fyrstenberg puede dar buenos resultados, como lo demostró el año pasado al llegar a la final en el Abierto Mexicano de Tenis...

El “matrimonio” que ahora Santiago González arregla con el polaco Mariusz Fyrstenberg puede dar buenos resultados, como lo demostró el año pasado al llegar a la final en el Abierto Mexicano de Tenis, situación que ahora quiere volver a intentar pero con diferente resultado.

Para el mexicano, que en las últimas temporadas su prioridad ha sido el dobles, tener una mancuerna es como tener una relación de pareja en la vida, porque todo se basa en el entendimiento, comunicación y resultados, pero cuando no la hay, lo mejor es separarse, así que ahora ve que con Fyrstenberg vuelve a ver su mejor tenis.

“Por lo pronto seguimos todo el año, llevamos un buen inicio, venimos de ganar Memphis como el año pasado. Con Scott Lipsky (antiguo compañero) me sigo llevando, pero en la cancha tiene que haber resultados, jugamos tres años juntos y al final se vuelve una relación, y cuando no funciona lo mejor es hablar y cambiar, creo que a los dos nos fue mejor”, señaló.

Explicó que el cambio se notó de inmediato pues Mariusz habla español y dentro de la cancha se entienden bien, además que fuera de ella son muy similares y han podido volverse buenos amigos e incluso viajan en forma constante con sus esposas.

Sin embargo, González confesó que la sociedad no ha podido avanzar como se hubiera querido debido a un problema de lesiones, lo que además les impactó en el ranking, donde han perdido algunos lugares.

Por ello, dijo, además de la necesaria defensa de puntos que hacen en el evento de Acapulco donde son subcampeones, les sigue una gira interesante para recuperarse.

“El año pasado fue nuestro primer año después yo me lesione cuatro meses la pierna y baje un poco el ranking, ahora me siento muy bien y lo importante es seguir jugando juntos y no lesionarnos porque a mi regreso él se lastimó pero este comienzo ha sido bueno, ya ganamos dos torneos y creo que aquí podemos hacerlo también”, aseguró.

El Abierto Mexicano es sin duda especial, no sólo por lo que ya logró sino porque de todo el circuito pocas veces puede estar con sus más cercanos y mientras disfruta del deporte que ama, así que ese será el motor que ayude en cada juego para intentar llegar a la ronda final nuevamente este año.

“Para mí que viajo todo el tiempo fuera de México y esta semana es la única que juego aquí para estar además con el apoyo de mi familia y mis amigos es muy especial, ojalá que pueda alargar la semana hasta el sábado, es una primera ronda difícil pero con el apoyo de todos creo que podemos avanzar”, comentó González.

Finalmente, en el caso de su compatriotas, señaló que ve positivo que haya tres Wild Cards para raquetas nacionales y no quita su confianza de que algún día alguien gane el singles o pueda llegar a semifinales y finales.

Aunque aseguró que eso por ahora se ve difícil confía en el progreso del tenis mexicano.