Con especial dedicatoria para los “Ingobernables” que están alrededor del mundo, Rush dejó en claro que la conquista del Torneo Leyenda Azul es una muestra de su calidad y de que marcan diferencia.

“Fue una noche donde los ‘Ingobernables’ brillaron, aquí están los ganadores, pero esto (los trofeos) a nosotros no nos interesa, venimos a marcar la diferencia; ¿quieren que ganemos bien? lo hacemos, pero no pasa nada. La realidad, el presente y futuro son los ‘Ingobernables’”, dijo.

El viernes en la Arena México, 16 rudos de peso completo disputaron el torneo en memoria de Blue Demon, y fue el “Toro blanco” el que resultó vencedor, tras despachar en la final a Euforia, además de a otros rivales de calidad.

“’Guerreros, Forastero, le ganamos a todos los ídolos, mi padre (Pierroth) y yo demostramos que somos mucha pieza, ya lo vieron, estos trofeos se quedan con los ‘Ingobernables’”.

Acompañado por su papá, Pierroth, quien lo apoyó en la contienda y al que también enfrentó, pues estaban en esquinas diferentes, agradeció las enseñanzas recibidas y dedicó el triunfo a los “Ingobernables” que están en otros países.

“Aquí están los reflejos, la constancia, la disciplina que nos dejó mi padre, y el triunfo se lo dedicamos a los ‘Ingobernables’, estamos en todo el mundo, esto va dedicado a los de Japón, a los de Estados Unidos y a los de aquí, que somos muchos”.

Finalmente, dijo que conquistar el trofeo tiene un valor especial por haberlo hecho en la Arena México “y en mi casa, la mejor empresa, este trofeo tiene mucho significado porque lo han ganado los mejores, ahora se lo lleva el ‘Toro blanco’ y vamos a seguir callando hocicos… estamos en todo el mundo”.