El español Roberto Martínez, entrenador de la selección de Bélgica, consideró un privilegio ser timonel de una escuadra que hizo el mejor papel en una Copa del Mundo a lo largo de su historia.

"Es un honor formar parte de este grupo que ha conseguido la mejor clasificación de la historia de Bélgica y eso me hace estar muy orgulloso; el legado de estos chicos quedará para muchos años", declaró luego de obtener el tercer lugar de la justa mundialista.

El español confesó que el éxito de sus pupilos fue mentalizarlos en que son un equipo, ya que talento individual lo tienen de sobra, pero había que enfocarlos en el juego colectivo; lo cual rindió frutos en Rusia 2018.

"En el futbol de selecciones uno intenta elegir los futbolistas que se adecuan a la forma de jugar, pero lo importante es que se conviertan en un equipo. Nadie ha hablado de su futuro, o de otras cosas, nada más que del equipo", indicó.

De acuerdo al diario español “As”, Martínez destacó a su atacante Romelu Lukaku, quien a pesar de no alcanzar a Harry Kane en la batalla por la Bota de Oro, contribuyó mucho para la causa belga.

"Aprecio su mentalidad, es un ganador, es nuestro delantero perfecto, por su poder, su capacidad de ocupar a los defensas, no puedo estar más feliz con su contribución y con lo que ha hecho para ayudar al equipo", acotó.