Rey Vargas y Gavin McDonnell libran báscula para pelea titular

El mexicano Rey Vargas superó el último obstáculo, el de la báscula, y está listo para buscar este sábado el título supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante el británico Gavin McDonnell...

El mexicano Rey Vargas superó el último obstáculo, el de la báscula, y está listo para buscar este sábado el título supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante el británico Gavin McDonnell.

Vargas Roldán, clasificado número uno en las listas del CMB, y McDonnell, segundo, disputarán en la Ice Arena de Hull el cetro que dejó vacante el japonés Hozumi Hasegawa, tras su retiro del pugilismo profesional.

Tras subir a la romana en un evento donde estuvo acompañado por su entrenador Ignacio Beristáin, el mexicano registró un peso de 54.400 kilos, dentro del límite de la división, que es de 55.338 kilogramos.

McDonnell, hermano del campeón gallo de la AMB, Jamie McDonnell, marcó 54.650 kilos, listo para intercambiar golpes, hacer historia junto a su gemelo y ser parte de la lista de hermanos que han sido monarcas mundiales.

Con récord de 28-0, 22 antes del límite, Vargas está a un triunfo de cumplir su sueño y regresar ese título al país, mismo que tuvieron el año pasado Julio “Pollito” Ceja y Hugo “Cuatito” Ruiz, y han ostentado otros como Leo Santa Cruz, Víctor Terrazas, Abner Mares, Erik Morales o Daniel Zaragoza.

El oriundo de Otumba, Estado de México, realizó una intensa preparación y dejó en claro que saldrá en busca del nocaut para no dejar dudas ni que los jueces tomen la decisión, listo para pelear por México y regresar a casa con el cinturón.

En el respaldo estarán el regiomontano Jairo “Doberman” López y el británico Luke Campbell, quien expondrá el cetro Plata ligero del CMB por segunda vez y como amplio favorito, además de que contará con el apoyo total de su afición.

Pero el “Doberman” realizó una preparación que le brindará la oportunidad de sorprender a la afición reunida en la Ice Arena; en la báscula marcó 60.350 kilos, mientras que el medallista de oro en Londres 2012 lo hizo en 61.000 kilos.