Janne Andersson, técnico de la selección de futbol de Suecia, aceptó que la derrota de último minuto ante Alemana es un golpe muy duro, pero confió que lograrán su boleto a octavos de final de la Copa del Mundo Rusia 2018 ante México.

“Estamos golpeados anímicamente y tenemos que recuperarnos, lo vamos a hacer porque tenemos todas las oportunidades de calificar”, dijo en rueda de prensa.

Confió en la fortaleza de sus jugadores para darle vuelta a la página y pensar ya en lo que será el juego del miércoles ante el Tri, en el que necesitan del triunfo para no depender de otros resultados.

“No será extraño que estemos listos para ese duelo, todavía tenemos una oportunidad excelente para clasificar, haremos todo lo que se necesite para lograr el objetivo”, acotó.

Explicó que, sin duda, por la forma en que se dio el juego, en el que tuvieron la ventaja desde el primer tiempo, es el revés más complicado que le ha tocado enfrentar.

“Hay tantos sentimientos dándome vueltas en este momento. Probablemente es el final de partido más duro de toda mi carrera, pero todo el grupo sigue vivo, tenemos que lamernos las heridas y volver al máximo para el próximo partido”, sentenció.