El clásico del baloncesto europeo se vivirá este jueves cuando Real Madrid reciba a su acérrimo rival Barcelona, pues quieren convertir el Palacio en un fortín para cobrar afrentas.

“Un Real Madrid-Barcelona siempre es un partido especial y tiene una repercusión mayor que entendemos, pero somos conscientes de la importancia de cada partido en la Euroliga dentro de una competencia de 30 juegos”, señaló el entrenador Pablo Laso.

Agregó que saben la dificultad del encuentro y mantendrán una concentración muy alta. “Tenemos que valorar mucho los partidos de casa porque es difícil ganar fuera”.

Luego del entrenamiento, indicó en conferencia que recibirán a un equipo muy potente, “nos ha ganado en Liga local hace menos de un mes. También perdimos dos partidos en casa y en Euroliga eso te castiga mucho”.

Manifestó que viven una situación difícil, “no sólo para el entrenador sino para el club, para el equipo y para los jugadores también. Hay basquetbolistas que están dando un paso adelante para ser competitivos. No pensamos en las bajas y siempre hay que intentar estar por encima de los problemas”.

Para el jugador Jaycee Carroll está claro que el Palacio tiene que ser un fortín. “Ahora más que nunca, porque con las lesiones tuvimos, hay que encontrando otra vez nuestro juego y en las últimas jornadas creo que lo estamos haciendo bien”.

Insistió en que los duelos en casa son más importantes porque se deben ganar y aunque pareciera que es un encuentro más en la Liga Europea de Baloncesto, se enfrentan a un rival como Barcelona.

El encuentro tiene otro atractivo, los dos equipos están más que urgidos de triunfo, porque Real Madrid es octavo con cinco ganados y seis perdidos y Barcelona es 11 con 4-7.