El Real Madrid necesitaba ganar para retrasar lo inevitable, que el Barcelona se proclame campeón de la liga española, y así lo hizo. Ante un Málaga valiente se le puso todo de cara para conseguir la victoria y, con un Cristiano estelar, logró una cómoda goleada (5-2). El título azulgrana debe esperar.

Con el lío extradeportivo en el que está inmerso el conjunto blanco, todo el mundo estaba más pendiente del recibimiento que se le dio a Mourinho (hubo pitos), y el partido pareció un mero entremés. Un estorbo de 90 minutos antes de lo que parece últimamente lo verdaderamente importante: la rueda de prensa del entrenador. O de su segundo. En eso se ha convertido este circo en este final de temporada esperpéntico.

La lesión de Özil a poco del final, la peor noticia para el Madrid

Mientras todo el mundo valoraba todavía la reacción del público a su técnico y a Casillas, a los dos minutos Albiol se erigió imperial en un córner para adelantar al Real Madrid. La réplica del Málaga, apenas unos minutos después, llegó también tras un saque de esquina. Roque Santa Cruz aprovechó un balón suelto en el área y empató. Precioso inicio de partido tras la tormenta.

Pero no era el día en el que los malagueños pudieran sacar algo positivo del Bernabéu. Un claro penalti de Sergio Sánchez a Cristiano acabó con el lateral expulsado y el choque visto para sentencia. Ronaldo marró el penalti, pero era cuestión de tiempo.

El portugués se rehízo de su fallo con un libre directo a la escuadra y un pase genial a Özil que el alemán resolvió con su clase habitual. El gol de Antunes para el Málaga solo fue un espejismo, pues Benzema marcó el cuarto al filo del descanso. Mención especial para Cristiano en este tanto. Solo ante el portero, decidió regalarle el gol al francés para que éste la empujara. Gesto inequivoco del cambio que ha experimentado este año el crack luso.

La segunda parte sobró y la relajación llegó a ambas escuadras. El Madrid no quiso hacer sangre, pero la inercia le llevó a aumentar la distancia con un golazo de Modric. Higuaín saltó al campo entre pitos, certificando su distanciamiento con la afición, y cuando el trámite parecía no dar para más, la lesión de Özil a poco del final agrió el día para los blancos. El gol final de Di María no pudo quitar el regusto amargo pero, eso sí, el Madrid cumplió con su deber.

Ficha técnica:

6 - Real Madrid: Diego López; Nacho, Varane, Raúl Albiol, Coentrao (Fabinho, m.76); Essien, Xabi Alonso; Modric (Di María, m.65), Özil, Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, m.68).

2 - Málaga CF: Caballero (Kameni, m.42); Sergio Sánchez, Lugano, Demichelis, Antunes; Camacho; Portillo, Isco, Baptista (Iturra, m.26), Eliseu (Onyewu, m.76); y Santa Cruz.

Goles: 1-0, m.2: Raúl Albiol. 1-1, m.15: Santa Cruz. 2-1, m.26: Cristiano de penalti. 3-1, m.33: Özil. 3-2, m.36: Antunes. 4-2, m.44: Cristiano. 5-2, m.64: Modric. 6-2, m.90: Di María.

Árbitro: Jesús Gil Manzano (colegio extremeño). Amonestó a Cristiano (80) por el Real Madrid; y a Lugano (74) e Iturra (80) por el Málaga. Expulsó a Sergio Sánchez con roja directa (m.21) y a Demichelis por doble amarilla (44 y 74).

Incidencias: encuentro adelantado de la 36a jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio Santiago Bernabeu ante 53.000 espectadores.