El español Rafael Nadal se dejó “consentir” por los aficionados, al participar en un entrenamiento y juego de dobles de exhibición en la cancha del Estadio Pegaso, previo al arranque del 25 Abierto Mexicano de Tenis.

Con playera gris sin mangas y short y muñequeras rosas, el jugador europeo hizo dupla con Carlos Moyá en dobles, ante la pareja formada por David Ferrer y San Quarrey, los cuatro campeones del certamen en ediciones anteriores.

Nadal fue ovacionado y recibió gritos de apoyo de los fanáticos, confirmando su idolatría entre la afición mexicana, siendo el “consentido” de la gente que espera que obtenga su tercer "Guaje", tradicional trofeo que entrega el torneo a sus campeones másculinos.

En una tarde soleada y calurosa, Nadal demostró que está recuperado de la lesión que sufrió en la pierna derecha en el Abierto de Australia y ahora es el primer sembrado en el Abierto Mexicano.

En el juego de exhibición, junto con Moya perdió dos sets a uno por parciales de 6-10, 10-5 y 7-10 ante Ferrer y Quarrey, pero en varios puntos ganadores fue ovacionado por los fanáticos que registraron buena entrada al estadio.

Posteriormente realizó una práctica pública con el estadounidense John Isner, para probar el bote de la pelota y comprobar que está al cien por ciento físicamente para intentar la conquista del certamen a partir de este lunes.