Pumas vivió un 2016 en transición y con la meta de recuperar raíces

Pumas de la UNAM vivió una transición en 2016 con la meta primordial de recuperar las raíces de la institución, sin embargo los resultados se quedaron sin acompañarlos en el ámbito deportivo, en...

Pumas de la UNAM vivió una transición en 2016 con la meta primordial de recuperar las raíces de la institución, sin embargo los resultados se quedaron sin acompañarlos en el ámbito deportivo, en cuanto a logros y trofeos en todas las competencias.

Disputó el Torneo Clausura 2016 con el deseo de revancha, pues en el Apertura 2015 se quedó a la orilla del título al perder la final en penales frente a Tigres de la UANL.

La base se mantuvo con el técnico Guillermo Vázquez y sólo llegaron refuerzos puntuales para conformar un plantel digno que cumpliera en la Copa Libertadores de América 2016, y para que el estadio Olímpico Universitario fuera la fortaleza para seguir con vida en ambos torneos.

Sin embargo la clasificación a la liguilla del Clausura 2016 no llegó, y Universidad Nacional incluso cambió el horario de sus juegos en diversas ocasiones para también hacer un buen papel en Libertadores.

Con un plantel prometedor y sin "fiesta grande" la apuesta era lucir en el certamen sudamericano, sin embargo se vieron sorprendidos en los cuartos de final contra la revelación del certamen, Independiente del Valle, que a la postre fue subcampeón.

Pumas dejó escapar la ocasión en casa, con un hombre de más, al caer en tanda de penales contra los ecuatorianos, en un partido que generó serias críticas.

Bajo la dirección técnica de "Memo" Vázquez, en el primer semestre del 2016, fueron pocos los elementos canteranos que vieron actividad, ya que se respaldó más con los extranjeros y con gente de experiencia.

El cambió de presidente en Pumas a mediados de año provocó un nuevo orden en la institución, entró Rodrigo Ares de Parga en lugar de Jorge Borja Navarrete, y la dirección deportiva también sufrió cambios, pues se fue Antonio Sancho para dar entrada a José Luis Arce.

Esto, de igual forma, propició la salida de Vázquez Herrera y la llegada de Juan Francisco Palencia a la dirección técnica, en lo que era su primera experiencia en dicho puesto, y con esos cambios se jugó el Apertura 2016.

Además, hubo cambios en el plantel ya que se fueron elementos como Ismael Sosa, Francisco Meza, Luis Quiñones, Hibert Ruiz y Mathías Vidangossy, para dar entrada a juveniles y canteranos como Jesús Gallardo, que fue la revelación al hacerse de un puesto en el 11 inicial y posteriormente ser convocado a la selección mexicana.

Asimismo, uno que tomó un tercer aire fue el volante Pablo Barrera, quien se apreció cómodo en su nueva etapa con el club universitario.

Palencia tomó el cargo con el mensaje de recuperar la cantera y le costó el inicio, pero el club poco a poco entendió las ideas del "Gatillero", y con el arropo de Ciudad Universitaria y algunos destellos de visitante logró clasificar a la liguilla, donde fue eliminado por Tigres con un escandaloso 7-2 global.

El estratega de Pumas le dio le toque español a la plantilla con las incorporaciones de Abraham González y Saúl Berjón, pero sólo el primero rindió lo esperado y el segundo, incluso, ya no seguirá en el equipo.

Cabe destacar que en algunos encuentros los “felinos” jugaron con nueve elementos surgidos de sus fuerzas básicas. Palencia y su escuadra también cumplieron con varios jóvenes en la fase de grupos de la Liga de Campeones de la Concacaf 2016-2017, donde clasificaron a cuartos de final y próximamente se medirán con Tigres.

Así, se espera que en 2017 Universidad Nacional escriba una historia respaldada por los elementos de casa y con la cosecha de algún trofeo.