Como buen anfitrión, el equipo de Pumas de la UNAM llegó al estadio Olímpico Universitario instantes después de que lo hiciera América, que rompió con una mala tradición de las camionetas blindadas y arribó en autobús.

Apenas pasadas las 10:00, las Águilas ingresaron al recinto auriazul resguardadas por un notable convoy de seguridad, como si no se tratase de un equipo de futbol.

Una vez que los azulcremas ingresaron al inmueble para disputar este "clásico" de alta rivalidad por la fecha tres del torneo Clausura 2018 de la Liga MX, llegó el Club Universidad Nacional.

Pumas arribó a las 10:30 horas y lo hizo con gran tranquilidad, casi pasó inadvertido con apenas dos vehículos de seguridad, sin problema alguno; nada que ver con la llegada de América, que por más de una década evitó agresiones de la afición universitaria utilizando camionetas blindadas.

Los felinos llegaron a casa en autobús gris con azul, presumiendo al puma y las siete estrellas de sus títulos de Liga, así como una leyenda de transporte azul y oro.

Así, los dos clubes se encuentran ya sin contratiempos en el Olímpico Universitario para afrontar este atractivo compromiso, en el que Pumas llega con paso perfecto de dos triunfos en igual número de partidos y América con la consigna de mantener la hegemonía en CU, donde no pierde desde 2014.