Como ha sido una costumbre en los últimos años, los esfuerzos del equipo Puebla en 2017 se enfocaron principalmente en alejarse de la parte baja de la tabla de porcentajes, sin alcanzar un sitio para la fase final.

El cuadro de “La Franja” encaró el Torneo Clausura 2017 de la Liga MX con la consigna de evitar el descenso, para lo cual mantuvo en el banquillo al argentino Ricardo Valiño.

Se desprendieron de su hombre gol, pero indisciplinado, el argentino Gustavo Matías Alustiza, así como del colombiano Franco Arizala, en cambio llegó gente como Iván Centurión.

La paciencia, sin embargo, fue poca por parte de la directiva que lo cesó y luego de tan solo cuatro fechas disputadas le dio las gracias para darle la oportunidad al paraguayo José Saturnino Cardozo.

Con algunos problemas, pero Cardozo cumplió con la tarea que le encomendaron y logró mantener al equipo en el máximo circuito al vencer a Cruz Azul en la fecha 14.

Para el Apertura 2017, la directiva le dio las gracias a Cardozo y apostó por Rafael García, un técnico novato que buscó imprimirle su estilo, para lo cual contrató a gente como Alonso Zamora, Moisés Muñoz y Daniel Guerrero, entre otros.

Sin embargo, los números no respaldaron al “Chiquis”, que abandonó al cuadro “Camotero” tras 11 juegos dirigidos, con saldo de solo un triunfo, cuatro empates y cinco derrotas, sin posibilidades de Liguilla.

Al relevo llegó Enrique Meza, quien logró enderezar un poco el barco, consciente de que la prioridad era sumar para alejarse de los últimos sitios de la lucha por evitar el descenso, la cual mantendrá para el siguiente certamen.