En un partido intenso, el líder PSV Eindhoven, con el atacante mexicano Hirving Lozano, sufrió una dolorosa derrota de 3-0 en el clásico del futbol holandés contra Ajax.

La cancha del Johan Cruyff Arena fue el escenario de este disputado duelo en el que los locales demostraron más pegada mientras que por momentos la desesperación se apoderó del PSV y del mismo “Chucky” Lozano.

En la semana, el técnico Phillip Cocu admitió que el jugador mexicano estaba ansioso por disputar este clásico, pero los planes no le salieron en términos generales a todo el conjunto “granjero” que fue borrado del campo.

Cuando el encuentro estaba empatado sin goles Hirving Lozano fue amonestado al enfrascarse en jaloneos y manotazos con el defensor Joel Veltman, una acción en la que el canterano de Tuzos de Pachuca hasta pudo ver la tarjeta roja.

El futbolista tricolor disputó los 90 minutos y en ningún momento estuvo cómodo, recibió faltas, las hizo y en ocasiones fue sorprendido en fuera de lugar. Cuando ya nada había que hacer sacó un disparo a puerta sin mayor peligro en el cierre del cotejo.

Lozano se mantuvo como líder goleador con 10 goles, pero se quedó con las ganas de anotar hoy al acérrimo rival y sobre todo que los granjeros dieran un golpe de autoridad en la competición.

Ajax sabía que una derrota le complicaría en demasía el panorama y si bien el PSV no perdió el liderato, ya recortó distancias en la lucha por cima en la Eredivisie.

Los ajacied se quedaron con el triunfo gracias a los goles del brasileño David Neres (61), el danés Lasse Schone (64) y Donny van de Beek (72), las dos primeras anotaciones prácticamente en un santiamén para dejar sin opción de respuesta a la visita.

La escuadra de Cocu sufrió su segunda derrota en el campeonato para quedarse con 39 unidades en el primero lugar y Ajax llegó a 32 puntos en el tercer peldaño todavía con aspiraciones de pelear por el título.