El presidente de Monarcas, Álvaro Dávila, admitió que le costó mucho trabajo tomar la decisión de separar del cargo al técnico Enrique Meza, pero los resultados obtenidos le obligaron a actuar.

“En lo personal me costó mucho trabajo tomar esta decisión, la razón principal fueron los últimos resultados, me apena mucho esta decisión, pero el proyecto esta antes que todos nosotros”, dijo al destacar la labor del ex timonel y su cuerpo técnico.

Destacó que esos resultados negativos tuvieron una repercusión en el equipo, pues comenzó a irse a la baja como resultado de la escasa cosecha de puntos, que ahora los tienen en el fondo de la tabla de cocientes.

“La tendencia era a la baja, la situación se está tornando muy complicada, de los últimos 24 puntos solamente hemos podido cosechar cuatro”, lamentó el directivo, quien se deshizo en elogios al ahora ex timonel monarca.

De la misma manera, se refirió a la situación de Roberto Hernández, quien se hará cargo del cuadro michoacano las tres fechas que restan del presente torneo, y explicó que fue una decisión que se tomó al momento.

“Fue una decisión que se tomó ayer durante el día, hay opciones, pero tenemos que traer a alguien que tenga conocimiento del futbol mexicano, por el tiempo que tenemos. Será en este mes y al final del torneo decidiremos quién es el hombre indicado para dirigir a Monarcas”.

Al respecto, aseguró que hay tiempo suficiente para analizar quién se hará cargo del equipo, y destacó las características que deberá reunir el próximo entrenador.

“(Debe ser) un hombre de experiencia, que pueda hacer rendir al grupo, que tenga mano firme y una propuesta interesante de juego; lo que nos interesa es sumar puntos, ojalá sea con un buen futbol”.