La Liga de Futbol Americano (LFA), entregó premios y reconocimientos a los mejores jugadores de la temporada 2017, en ceremonia realizada esta noche en el Museo Interactivo de Economía en el centro histórico de esta capital.

    El mérito al liniero ofensivo del Año correspondió a Jonathan Segura, el tacle proveniente de Aguilas Blancas, de 1.95 metros de estatura y 125 kilos en su segundo año con los Mayas demostró ser el pilar de la linea ofensiva. Fue parte fundamental para que su equipo levantara el trofeo del bicampeonato.

    El Mérito al liniero defensivo del año es Octavio Martínez de Mexicas, que tuvo números sobresalientes en cuanto a capturas con 4 y 36 tacleadas, convirtiéndolo en un defensivo muy completo contra el pase y la carrera.

   El mejor profundo correspondió a Luis “El Loco” González, de Raptors, de 1.78 metros de estatura y 89 kilos destacó con sus estadísticas, las cuales incluyen capturas, tacleadas, intercepciones, pases defendidos, fumbles forzados y mostrando que es una muralla en el perímetro.

   El mérito al mejor linebacker correspondió a Ángel “Goofy” Rosado, de Condors, ancla de la defensiva aurinegra, sus número incluyen 43 tacleadas y 2 intercepciones, una pieza clave de su equipo.

    El mejor corredor es para Omar Cojolum, de Mayas, liderando en yardas, y con sus 10 anotaciones, este jugador se convirtió en el mejor corredor del emparrillado dentro de la LFA.

    El Mérito al mejor receptor es para Gerardo “Pee Wee” Álvarez, de Dinos. Este jugador llego a la liga a darle una nueva imagen a la posición de receptor. Con sus grandes escapadas se catapulto a la élite en la posición, contribuyendo con la ofensiva de Saltillo para llevar al equipo a disputar el Tazón México II.

    El Coach del Año es para Ernesto Alfaro, de Mayas. Supo liderar al equipo para que no decayera en su rendimiento después del éxito de la primera temporada llevándolo a la consecución del bicampeonato, un coach que ha sabido amalgamar el talento de todas las universidades para convertir al equipo del Imperio Azul en el rival a vencer.

   La Jugada del Año fue en el juego semifinal, fue para el corredor Omar Cojolum,  de Mayas con ventaja de solo un punto para este equipo. En el segundo cuarto aprovechó la grieta que le abrió su línea y se escabulló dejando rivales tendidos en el terreno, quebrando cinturas y rompiendo tacleadas para un touchdown de 65 yardas.

    El Mérito al Defensivo del año correspondio a Daniel Carrete, linebacker de Dinos de Saltillo. Líder de la defensiva, sus 7.5 capturas lo colocan en la superioridad de las estadísticas y sus tacleadas en momentos clave lo convirtieron en el corazón de la mejor defensiva de la liga.

   El Mérito al Ofensivo del año fue para Josué Martínez, receptor de Mayas. Un atleta que sorprendió en la primer temporada de la LFA siendo nombrado el Jugador Más Valioso del Tazón México I y que vio sus números incrementarse este año, liderando a la liga en recepciones de touchdown y yardas.

   El Jugador Más Valioso de la temporada 2017 fue el mariscal de campo de los Raptors, Bruno Márquez, Destacado QB que el año pasado emigró de Condors a Raptors y levantó la ofensiva del equipo durante la temporada regular, siendo líder de la liga en envíos de anotación y yardas y el mariscal con menos intercepciones.