El piloto mexicano Esteban Gutierrez minimizó las perdidas en el complicado Circuito de las Américas, que está siendo complicado para el equipos Haas, al llevar a su monoplaza hasta la Q2 y quedarse con la décima cuarta posición de salida para el Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula Uno.

“Dentro de lo que cabe fue una calificación positiva. No ha sido un fin de semana fácil para el equipo, hemos tenido que trabajar muy duro”, admitió el volante regiomontano.

“El viernes tuvimos muchos problemas, se nos perdían piezas del coche, yo perdí un alerón delantero, pero fue importante venir a la calificación sin pensar en esas cosas y, simplemente, dando nuestro máximo", explicó.

El piloto tuvo bastantes problemas desde las prácticas libres del viernes, al perder piezas mientras daba algunos giros al trazado y luego al quedarse parado al final de la calle de boxes y tener que ser remolcado, problemas mecánicos y aerodinámicos fueron la constante en la presentación en casa para el equipo de Gene Haas.

Todo esto provocó que su equipo tuviera que recurrir a piezas viejas con anteriores actualizaciones, que le iban a privar de algunas décimas respecto de su compañero, sin embargo, ya en carrera, Gutiérrez sacó pecho para superar a su coequipero, el francés Roman Grosjean, quien se quedó en Q1 en el sitio 17.

"Esto fue lo mejor que pudimos sacar. Como equipo no teníamos más que empujar por encima de los límites, todos hicimos un gran trabajo hoy y hay que seguir utilizando todo lo que tenemos a nuestro alcance. Hoy puse todas mis energías para la calificación y mañana haré lo mismo para la carrera”, finalizó.