Luego de la motivación que tuvo la pasada carrera en Estados Unidos con su quinto puesto, el español Fernando Alonso ve ahora un fin de semana complicado para el Gran Premio de México debido a la alta degradación que registra la pista.

Luego de su primera interacción con el trazado este viernes en los ensayos libres, Alonso consideró que la pista mejorará de aquí al domingo pero de momento no hay muchas esperanzas de entrar a la Q3 este sábado.

“Fue un viernes difícil para todos, con la pista deslizante como el año pasado, hay mucha tierra y problemas de degradación. Hemos probados varias cosas y sobre todo las gomas, y los neumáticos, al estar en la pista te vas deslizando de curva a curva, pero esperamos que el domingo esté mucho mejor la pista”, confió.

"Ahora mismo estoy con el motor viejo, así que entrar en Q3 sería una sorpresa, hoy estamos 12 y 10 y normalmente en calificación los motores Mercedes ganan unas décimas pero vamos hacer lo mejor posible”, agregó.

Dijo que aunque tuvieron alguno problemas menores con los frenos, no quisieron arriesgar hoy y por eso llevó el coche a boxes antes de tiempo, pero no está especialmente preocupado por este tema aunque que el circuito de los Hermanos Rodríguez es una pista que castiga mucho a los frenos.