Nuevamente los problemas de balance aparecieron en el Haas e impidieron a Esteban Gutiérrez continuar el programa de trabajo en un complicado día en el Gran Premio de los Estados Unidos.

En la primera práctica no fue posible obtener la mayor cantidad de datos debido a un problema en los frenos al perder gran parte del recorrido, cuando regresó con poco menos de 20 minutos en el reloj solo alcanzó a colocarse con el décimo quinto tiempo general.

En la segunda práctica las cosas tampoco mejoraron; su compañero, el francés Romain Grosjean, perdió algunas piezas en plena sesión y eso obligó a pausarla un momento, mientras Esteban también perdió algunas partes ya sobre el final y concluyó en el vigésimo puesto.

"No fue un día fácil para nosotros. Por desgracia, tuve un problema con algunas partes aerodinámicas. Se alteró nuestro programa debido al balance del coche, lo que obviamente no es lo ideal para obtener una referencia y trabajar en la puesta a punto", dijo Gutiérrez.

Señaló que todavía no está claro lo que pasó pero el inicio no ha sido prometedor para el equipo, ahora que corre en casa, pues además poco del trabajo que se tenía planeado se completó por estos imprevistos.

"Estamos investigando esto, pero creemos que hay que bajar a las vibraciones. Ahora tenemos mucho trabajo por hacer para poner el coche y tratar de optimizar lo que tenemos en este momento. Vamos a estar trabajando muy duro esta noche con todo lo que tenemos. Con suerte, mañana va a ser un mejor día mejor para nosotros", indicó el mexicano.