Intercepción clave
Malcolm Butler intercepta a Russell Wilson en el último cuarto del Super Bowl XLIX, en Arizona. Larry W. Smith

Tras perder la edición XLIX del Super Bowl, el entrenador en jefe de Seattle Seahawks, Pete Carroll, admitió que él mandó la orden de lanzar en lugar de correr en la última jugada, misma que terminó en intercepción, lo cual le dejó "en bandeja de plata" el título a Patriotas de Nueva Inglaterra.

No sé qué más decir "Fue mi equivocación, fue mi falla. Lamento haber tomado esa decisión (de que lanzara su quarterback Russell Wilson) porque los muchachos se esforzaron mucho. No sé qué más decir", indicó Carroll visiblemente contrariado.

El pase de Russell Wilson, interceptado por Malcolm Butler cuando restaban 20 segundos, permitió que Nueva Inglaterra se apoderara de su cuarto título del Súper Bowl, con una electrizante victoria por 28-24 sobre los Seahawks de Seattle.

La intercepción llegó dos jugadas después de que Butler corrió con pésima suerte. Hizo una estupenda cobertura sobre Jermaine Kearse, quien de algún modo logró atrapar un pase de 33 yardas, cuando estaba ya tendido boca arriba en el césped.

Esa jugada colocó a los Seahawks en la yarda 5 de Nueva Inglaterra.

Marshawn Lynch acarreó el ovoide hasta la yarda 1, pero los Sehawks se arriesgaron con un pase en segundo down y Butler, novato surgido de West Alabama, se anticipó a la trayectoria del receptor Ricardo Lockette e interceptó el envío.

Belichik dice que estaban preparados

Me siento bendecido Para su homólogo, Bill Belichick, la jugada no le inquietó para nada, pese a que sólo restaban 20 segundos en el reloj, pues tenía plena confianza en sus pupilos.

"No, realmente no me sorprendió, nosotros estábamos preparados para cualquier jugada", sentenció el coach vencedor.

"Tenía en la mente que iba a hacer una gran jugada y se hizo realidad", declaró Butler. "Me siento bendecido. No lo puedo explicar ahora mismo. Es una locura".