Patinador Diego Álvarez gana el Best Trick en House of Vans

El skater Diego Álvarez conquistó el Best Trick que se desarrolló como parte del House of Vans 2018, en un skatepark adaptado en las instalaciones del Frontón México.El capitalino fue el patinador...

El skater Diego Álvarez conquistó el Best Trick que se desarrolló como parte del House of Vans 2018, en un skatepark adaptado en las instalaciones del Frontón México.

El capitalino fue el patinador más completo de los 15 finalistas de la competencia, esto al cumplir en los cuatro spots que se tomaron a consideración y en los que se les dio 10 minutos a los participantes para demostrar sus mejores trucos.

El jueceo estuvo a cargo de los luchadores House of Vans, ayudados también por el experimentado skater Max Barrera, en lo que fue una justa meramente de apreciación.

“Es bueno (este tipo de competencias) para retroalimentarse de todos; al final del día, lo que más puedas absorber es lo que más ganas, obtienes ese conocimiento”, dijo el ganador, quien recibió un premio simbólico.

Con casi 13 años patinando, Álvarez resaltó que su estilo es más enfocado “a la transición, a las rampas. Me quiero dedicar más profesional en transiciones más grandes, darle a todo es la clave: tubo, cajón, rampas”.

Valoró este tipo de certámenes ya que hoy se reunió lo mejor del país: “Promueven bien el deporte y todos vamos a dar lo mejor de sí, esto genera impacto en la sociedad y el objetivo también es divertirse”.

Fue una prueba all around, con pruebas de cajón, tubo, altura y gap con bajada en tubo, transiciones que provocaron diversas caídas sin mayores consecuencias y otras que fueron correctas para exigir el aplauso del público.

Esta prueba de deporte de acción del House of Vans 2018 comenzó con una bendición a los cuatro puntos cardinales por parte del huichol Antonio, quien es oriundo de Jalisco y estuvo acompañado de su esposa.

Él cargo con una patineta adornada con arte huichol, que tardó una semana en crearla, y en su lenguaje pidió para que los concursantes estuvieran libres de lesiones y pudieran sobresalir en la prueba.

Tanto los participantes como los asistentes guardaron respetuoso silencio durante la ceremonia y al finalizar lanzaron una sonora ovación.