Olimpiada de Río de nuevo en entredicho por corrupción en candidatura

La policía brasileña allanó hoy la casa del presidente del Comité Olímpico Brasileño, Carlos Arthur Nuzman, lo interrogaron y le requisaron el pasaporte, luego que una investigación internacional...

La policía brasileña allanó hoy la casa del presidente del Comité Olímpico Brasileño, Carlos Arthur Nuzman, lo interrogaron y le requisaron el pasaporte, luego que una investigación internacional apuntó que sería uno de los principales implicados en el pago de sobornos en el proceso selectivo de las Olimpiadas de 2016 a favor de Río de Janeiro.

La Operación Unfair Play -“Juego Sucio”, en inglés- fue revelada este martes por las autoridades de la fiscalía, la policía y la hacienda brasileñas, que con la cooperación de Francia siguen la pista al pago de sobornos para la adjudicación de los Juegos a Río y ejecutaron 11 mandatos de prisión.

Nuzman, una de las figuras más importantes en la organización de los Juegos de Río, fue llevado por la policía federal a declarar y, aunque no está formalmente arrestado, su pasaporte fue decomisado, así como decenas de documentos hallados en su casa, donde el exjugador de voleibol tenía 480 mil reales (150 mil dólares) en efectivo.

El Ministerio Público también pidió el embargo de un billón de reales (300 millones de dólares) del patrimonio de Nuzman, en un caso que, de nuevo, es un desdoblamiento de la Operación Lava Jato, que destapó desde 2014 el pago de cientos de millones de dólares a políticos y partidos por parte de empresarios.

“Esto manchó la imagen de Brasil en el exterior. Es una vergüenza en términos internacionales con un evento celebrado con el costo de la propina y la corrupción”, dijo hoy el fiscal Eduardo El Hage, coordinador de Lava Jato en Río.

Las autoridades brasileñas, que contaron con la colaboración de Francia, investigan el soborno de Papa Massata Diack, hijo de Lamine Diack, expresidente de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), por dos millones de dólares, para que Río recibiera el voto favorable en la elección de las Olimpiadas de 2016.

La cuenta usada para abonar esa coima sería la misma utilizada por intermediarios del exgobernador de Río, Sergio Cabral, condenado y encarcelado por corrupción, por recibir el pago de propinas a cambio de sobornos a favor del empresario brasileño Arthur Soares, residente en Estados Unidos, quien también es investigado.

“Los Juegos Olímpicos fueron usados como trampolín para actos de corrupción de dimensión olímpica”, dijo hoy irónicamente la fiscal Fabiana Schneider.

No es la primera vez que la organización de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro es objeto de investigaciones por las acusaciones de corrupción y desvíos masivos.

En marzo, el diario francés Le Monde ya reveló que la Justicia francesa investigaba el pago de millones de dólares en propinas a miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) por parte de autoridades brasileñas a cambio de vencer la fase final del proceso de selección frente a Madrid en 2009.