Oksana Chusovitina, gimnasta ejemplo de generaciones y busca Tokio

La uzbeka Oksana Chusovitina hace 24 años tuvo su debut en unos Juegos Olímpicos, fue en Barcelona en donde marcó su ruta que la ha llevado a recorrer el mundo de la gimnasia. Ahora a sus 41 años de...

La uzbeka Oksana Chusovitina hace 24 años tuvo su debut en unos Juegos Olímpicos, fue en Barcelona en donde marcó su ruta que la ha llevado a recorrer el mundo de la gimnasia. Ahora a sus 41 años de edad es la competidora más longeva en la historia de este deporte y está en México.

Chusovitina, quien es una de las estrellas del Abierto Mexicano de Gimnasia, que concluye este domingo con la Gala Gimnástica Internacional en la Sala de Armas de la Magdalena Mixiuhca de la capital mexicana.

“Me siento bien y me divierto”, dijo la competidora, que aunque ya la edad es un enemigo más en sus rutinas, lo hace con prestancia como cuando en sus años mozos. Por su paso ya tiene siete Juegos Olímpicos y dos medallas; y el más reciente fue en Río 2016 en donde pasó a la final en el salto.

Con su metro cincuenta de estatura y con cuatro décadas de vida, aún siente el aroma del malliot que se mezcla con el polvo de magnesio cada vez que sube a las barras asimétricas.

“Aún me queda mucho por dar a mi deporte”, agregó en un inglés poco audible, como si estuviera por primera vez ante los medios de comunicación. Tímida a veces, pero fuerte en el escenario, donde pone a prueba su cuerpo que contrasta con el de aquellas jovencitas que apenas rebasan los 20 años de edad.

Sonríe cuando se le cuestiona el por qué a su edad, aún tiene el temple para pararse en un escenario deportivo. Tal vez ya no debe estar metida ocho horas en el gimnasio para pulir su técnica, eso ya lo hizo durante su larga carrera, por eso ahora, se creé, que lo hace mentalmente, sin necesidad de tantas repeticiones.

Con cinco medallas mundiales, Oksana Chusovitina ha pasado una serie de adversidades en la vida, que la han forjado en el deporte. Ha tenido que competir con diferentes banderas y la más reciente fue en Beijing 2008 y Londres 2012 donde lo hizo por Alemania. La razón sólo ella lo tiene en su corazón cuando mira a su hijo Alisher.

Por eso en México, la competidora es muestra de orgullo y desde luego de querer hacer las cosas. En ella está el adagio “hasta que el cuerpo aguante”, porque expresó: “quiero a este deporte y me siento bien. No me importa lo que digan, yo quiero seguir”.

Añadió con tenacidad, como si fuera una jovencita; como la mexicana Victoria Mata, quien a sus 16 años de edad, tiene el sueño de ir a unos Juegos Olímpicos. “Me gusta México, la gente”. Y aunque no tiene seguro el momento del retiro, la gimnasta remató.

“Quiero ir a Tokio 2020”, después se fue a paso lento, pero seguro de hasta dónde quiere llegar cuando ya cuente con 45 años de edad.