La Oficina del Comisionado de las Ligas Mayores de beisbol dio por cerrado el caso sobre las acusaciones de espionaje por parte de Astros de Houston, durante el juego de Serie Divisional en contra de Indios de Cleveland, y señaló que el implicado no estaba violando ninguna regla.   En un comunicado, la Liga dio a conocer que “antes de que comenzara la postemporada, varios equipos llamaron a la Oficina del Comisionado sobre el robo de señales y el uso inadecuado del equipo de video, por lo que reforzaron las reglas existentes con todos los equipos en postemporada y tomó medidas proactivas”.   Entre las medidas tomadas destacan “la creación de una nueva prohibición sobre el uso de ciertas cámaras en el estadio”, así como el aumento en el personal de seguridad y operaciones de las Ligas Mayores.   Sobre las acusaciones en contra de Astros; la Oficina del Comisionado concluyó que: “un empleado de los Astros estaba monitoreando el terreno para asegurarse de que el equipo contrario no estaba violando ninguna regla”, y dio por cerrado este caso.   Por último, se les notificó a todos los equipos en postemporada que deben abstenerse de este tipo de prácticas y que en dado caso de una violación a las reglas, emitan una queja ante el personal de seguridad de Grandes Ligas para su investigación y resolución.