La Federación de Natación de Estados Unidos anunció este lunes un castigo de seis meses para Michael Phelps como consecuencia del incidente que protagonizó la semana pasada en Baltimore, cuando fue arrestado por conducir bajo los efectos del alcohol a gran velocidad.

Esta decisión supone la salida de Phelps del equipo norteamericano para los Mundiales de la FINA del año que viene (quee disputarán en la ciudad rusa de Kazán del 2 al 9 de agosto de 2015), además de una pérdida de sus ingresos públicos como deportista de élite durante el tiempo del castigo.

"Los miembros de USA Swimming, y particularmente los miembros del equipo nacional, tienen la obligación clarísima de adherirse a nuestro código de conducta", anuncia esta institución en un comunicado.

El propio Phelps, que tras anunciar su retirada comenzó a prepararse con vistas a competir en los Juegos Olímpicos de Río, comunicó este domingo que se iba a tomar un tiempo alejado de las piscina y que iba a formar parte de un programa de rehabilitación por sus problemas con la bebida.

"Creemos que la sanción es proporcionada y nos felicitamos de que Michael esté buscando ayuda profesional", concluye la federación en un comunicado.