> México cuenta con única obra sobre juegos y deportes autóctonos en AL

México cuenta con única obra sobre juegos y deportes autóctonos en AL

En el marco de la promoción y difusión de los juegos y deportes autóctonos de México, la federación mexicana de la especialidad editó un libro para cumplir con ese objetivo y mantener viva esta...

En el marco de la promoción y difusión de los juegos y deportes autóctonos de México, la federación mexicana de la especialidad editó un libro para cumplir con ese objetivo y mantener viva esta tradición.

“Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales de México”, de la editorial Trillas, guarda un compendio de unas 200 diferentes actividades lúdicas que a lo largo de los años se han practicado en el país.

En su introducción, la obra destaca como propósito transmitir a los lectores el cúmulo de actividades lúdicas heredadas por las sociedades prehispánicas que poblaron el territorio de lo que hoy es México.

Resalta la trascendencia de esta compilación de juegos y deportes autóctonos tradicionales, ya que actualmente no existe en Latinoamérica literatura relacionada con ese patrimonio cultural intangible que son los juegos y deportes autóctonos tradicionales.

Asimismo, señala que este libro ofrece un material original y único dirigido tanto para la educación formal como la informal; en el primer caso significa un material de valor educativo para los mentores de educación básica; y en el segundo, es una excelente guía para todo aquél que esté interesado en el tema.

El libro está dividido en tres capítulos; en el uno, “Juegos”, las actividades son libres y espontáneas, mientras que en el dos, “Deportes”, se presentan actividades que tienen un sistema de competencia y se basan en reglamentos escritos o memorizados.

De la misma forma, tienen la supervisión de un “juez” que vigila y sanciona las jugadas, y cuya decisión es inapelable.

El tercer capítulo, “Juegos de destreza mental”, incluye aquellas actividades donde la lógica, táctica y estrategia se dan por medio de un proceso mental para planear una jugada y vencer al contrincante.

También resalta a México como un país multicultural con antecedentes milenarios, donde los antiguos mexicanos crearon una vasta cultura física equiparable a la griega, así como los materiales empleados y de cómo los juegos prevalecieron a pesar de la conquista.

Más adelante, destaca las narraciones de los cronistas del siglo XVI acerca del juego de pelota, así como el conjunto de figurillas asociadas a éste localizadas en el rancho del Opeño, Michoacán, que datan de 1500 años a. C., entre las referencias.

Además, resalta las actividades traídas de otras latitudes que se sumaron a la vasta cultura deportiva ya existente en el pueblo mexica, y que muchas de las disciplinas referidas se mantienen vigentes y conservan su esencia, aunque con algunas modificaciones por la falta de insumos para su práctica.

Como resultado de la trascendencia de esas actividades prehispánicas, señala que la Federación Mexicana de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales (FMJDAT) incorporó los juegos a la estructura del deporte organizado del país, lo cual ha permitido su preservación, desarrollo y difusión y hoy se les conoce como el antecedente de la cultura física nacional.

Enfatiza que, por su excepcional estructura y contenido, estas actividades están incluidas también en la Ley General de Cultura Física y Deporte e incorporadas en los programas de los institutos del deporte estatal.

Además, por su valor educativo, también se les considera como actividades complementarias para la clase de Educación Física y formativas para los futuros mentores especializados en la materia.

Entre los juegos que vienen en el primer capítulo están “Saca las canicas”, “El Juego del estira y encoge”, “Juego de la piedra redonda”, “Juego de la pelota de maíz”, “Palo encebado”, “Maíz al hoyo”, “Saca monedas con trompo” y “Pégale a la gallina”, entre otros.

En el de deportes figuran “Carreras de San Juan”, “Pelota tarasca”, “Lucha tarahumara”, “Pelota purépecha”, “Pelota purépecha de piedra, de trapo y encendida”, “Pelota mixteca en sus modalidades de hule, de forro y del valle”; “Carrera de cayucos”.

Y en el de los juegos de destreza mental, resaltan “Uno a uno”, “Juego del quince”, “Los palillos que suenan”, “La pitarra, Pitarrita, Patolli y Los palillos”. La explicación de cómo se juegan y sus reglas vienen en las 159 páginas de que está compuesto el libro.