El mexicano Julián Ayala fue el único nacional que se mantuvo con vida en el Grand Prix de Esgrima, en la modalidad de sable, que tiene lugar en esta localidad del sureste mexicano y con el cual concluye la temporada 2017 de la especialidad.

Ayala logró colocarse en la gráfica de los 64 mejores del mundo y peleará este domingo con el francés Tom Seitz.

En el arranque de las actividades, la mexicana y monarca mundial juvenil, Natalia Botello, fue eliminada en la ronda de las 64 por la estadunidense Mónica Aksamit por marcador de 15 a 12.

Mientras la también local Vanessa Infante sufrió la misma suerte al perder ocho toques a 15 con la francesa Charleine Taillandier. De igual manera, la también local Kin Escamilla, quien logró meterse al cuadro principal, cayó 8-15 ante la coreana Jisu Yoon.

Por su parte, la actual campeona olímpica, Yana Egorian, arranca su participación en la tabla de las 32 mejores esgrimistas en la modalidad de sable y tendrá como rival a la china Yaqi Shao.

Una de las cartas fuertes y candidato a llevarse la medalla de oro es el húngaro Aron Szilagyi, monarca olímpico de Río 2016, y uno de los hombres más fuertes y completos del Grand Prix.