El director técnico Guillermo Vázquez aceptó que hubo poco que cuestionar sobre el penal marcado en contra de su equipo, Tiburones Rojos de Veracruz, aunque siempre trata de evitar hablar del arbitraje.

En lo que parecía el primer triunfo de Tiburones Rojos en el Torneo Clausura 2018 de la Liga MX de futbol, Brian Lozano disparó y la pelota pegó en las manos de Alan Santos dentro del área, por lo que el árbitro Marco Ortiz decretó penal y así, por conducto de Djaniny Tavares, en el tiempo agregado se empató el partido 1-1 esta noche en el Luis “Pirata” Fuente.

“Del árbitro nada (que hablar), nunca me ha gustado hablar de las cuestiones arbitrales, yo respeto mucho a ellos, hay que dejarlos hacer su trabajo”, comentó “Memo” Vázquez en primera instancia.

Pero cuestionado sobre cómo apreció la acción añadió: “Me toma muy de lejos pero parece que alcanza a meter las manos (Alan Santos) hace un movimiento para tapar la pelota y creo no hay nada que discutir”.

Veracruz se juega la permanencia en la Primera División del futbol mexicano, por lo que la victoria era más que necesaria, pero la esperanza sigue intacta en el entrenador, quien destacó que su equipo merecía más en esta cuarta jornada.

“El equipo merecía más, generamos más oportunidades de gol, no tenemos que perdonar, hay que ser más contundentes. Me gustó el equipo, terminamos mejor las jugadas”.

En conferencia de prensa lamentó que sus modificaciones hayan sido por elementos lesionados y valoró el esfuerzo de sus pupilos para buscar el triunfo, aunque al final todo quedó en igualdad.

“El esfuerzo del equipo fue bueno, dimos un paso adelante en ese aspecto, hay que seguir trabajando porque de esa forma estamos más cerca de conseguir los resultados”.

Sobre el mismo punto agregó: “Hicimos buenas cosas contra un gran rival (Santos Laguna) y el equipo no mostró ningún miedo, el equipo fue agresivo a la hora de marcar y si seguimos por esa línea haremos cosas buenas”.