El running back de los Seahawks de Seattle Marshawn Lynch repitió constantemente la frase "estoy aquí para no ser multado" durante cinco minutos antes de abandonar el podio durante el día de prensa previo al Super Bowl.

Cerca de 200 periodistas se arremolinaron alrededor del podio donde estaba Lynch desde unos 15 minutos antes de que el jugador llegara pero éste se negó a responder a pregunta alguna.

Necesitas tres o cuatro tipos para detenerlo Lynch echó a andar el cronómetro de su teléfono, tomó una caja de dulces Skittles que le lanzaron y se detuvo a levantar la grabadora de un reportero antes de alejarse.

Con miras a realizar su cuarta aparición en un Súper Tazón, Vince Wilfork, tackle defensivo de Patriotas de Nueva Inglaterra, reiteró que su principal objetivo para vencer a Halcones Marinos de Seattle es contener al corredor Marshawn Lynch.

Entrevistado con motivo del "Día de Medios", el veterano de 11 temporadas en la NFL indicó que su prioridad será mantener a raya a "Beast Mode", así como al mariscal de campo Russell Wilson.

"Cada vez que (Lynch) corre lo hace como si no tuviera el balón en sus manos, él juega como se debe jugar, es un corredor de la vieja escuela, no le importa arriesgarse en tercera y tres o tercera y cuatro, por lo que es capaz de traer al juego", señaló en la Arena U.S. Airways.

"Big Vince" es uno de los elementos que estuvo en el bicampeonato de los "Pats" hace una década y buscará impedir que los "emplumados" emulen su hazaña haciendo gala de los explosivos arranques de Marshawn.

"Necesitas tres o cuatro tipos para detenerlo, y si no lo hacemos tendremos una larga noche, debemos pararlo rápido. Entonces necesitaremos tres o cuatro chicos para poder tener éxito", explicó.