Marruecos e Irán, las sorpresas eliminadas de Copa del Mundo Rusia 2018

Marruecos e Irán, las selecciones victimas del Grupo B, pusieron en jaque a las potencias del sector, imponiendo su estilo de juego, pero sin la "suerte" que acompaña a las dos más recientes...

Marruecos e Irán, las selecciones victimas del Grupo B, pusieron en jaque a las potencias del sector, imponiendo su estilo de juego, pero sin la "suerte" que acompaña a las dos más recientes campeonas de Europa.

Se enfrentaron entre ambas, en el cotejo de la primera jornada de la fase de grupos, en la que la mala fortuna le hizo caer al combinado del norte de África, pues tuvo un gol en propia puerta al último minuto de descuento, luego de dominar y desplegar un gran rendimiento.

Tanto Irán como Marruecos, sucumbieron por la mínima diferencia ante España y Portugal, respectivamente, en duelos muy parejos y en los que la polémica estuvo presente.

En el segundo cotejo, los "Leones del Atlas" impusieron el estilo de buen trato al balón que caracteriza a los equipos de su entrenador, el francés Hervé Renard, pero no fue suficiente para remontar un tempranero gol de cabeza de Cristiano Ronaldo.

Sería en el enfrentamiento de los "Príncipes de Persia" en que el Arbitro Vídeo Asistente (VAR, por sus siglas en inglés) les arrebató el empate en últimas instancias, en un encuentro que impusieron el estilo defensivo y ordenado de su técnico, el portugués Carlos Queiroz ante la magia apagada de España.

En el último encuentro se vivó una ola de emociones y controversias, luego que Marruecos llegará con ventaja hasta que en el último minuto un gol, avalado por el VAR, pero en posible fuera de lugar, le diera el empate, la clasificación y el primer lugar a los dirigidos por Fernando Hierro.

De manera simultánea, Irán ponía contra las cuerdas al seleccionado del país natal de su técnico, que pudo aprovechar su ventaja tempranera de las botas de Ricardo Quaresma, quien se inventó un gol de tres dedos desde los linderos del área, y con una pena máxima se acercaba a octavos peor que al final no les alcanzó.