Marruecos llegó este sábado a Kaliningrado para su enfrentamiento ante España, el cual sería el último para ellos en la Copa del Mundo Rusia 2018, en donde tiene un reto importante.

El conjunto mediterráneo espera despedirse de la mejor manera del concurso futbolístico y no ser goleado por una España, que ha comenzado a tomar otro nivel, tras el inicio un poco desafortunado ante Portugal.

Si bien, en el papel, España sale como la amplia favorita para llevarse el triunfo, Marruecos también tiene capacidad para incomodar a la selección ibérica por lo menos en un par de ocasiones. Desde aquella goleada, donde la "Furia Roja" salió airosa previo a Chile 62, ambas selecciones no se han enfrentado.

A pesar del escenario, el cuadro marroquí llegó de buen ánimo a la sede del juego del lunes venidero. El lateral de Real Madrid, Achraf Hakimi, es realista y sabe que su equipo no tiene nada que perder y sí mucho que ganar, por la afición y por el honor.

Ya con la eliminación en la espalda, el jugador confía en cerrar bien el torneo y sus compañeros están comprometidos en dejar todo en la cancha de Kaliningrado, aunque la batalla será intensa.