Maritere Ramírez lamenta que nivel de natación sea de Centroamericanos

La medallista olímpica María Teresa Ramírez lamentó que después de cinco décadas, el nivel de la natación siga siendo de Juegos Centroamericanos y del Caribe, y con muy poco crecimiento.“Nuestro...

La medallista olímpica María Teresa Ramírez lamentó que después de cinco décadas, el nivel de la natación siga siendo de Juegos Centroamericanos y del Caribe, y con muy poco crecimiento.

“Nuestro nivel sigue siendo de Centroamericanos, veo mucho talento, pero hay que trabajar más, tener más sueños, aspiraciones”, señaló la ganadora de bronce en la natación de los Juegos Olímpicos México 1968 dentro de la categoría de los 800 metros libres.

Tras la ceremonia y los festejos por los 50 años de la justa olímpica de la capital mexicana, agregó que “la natación es un trabajo, un deporte, de primer mundo que implica mucha ciencia, las mejores técnicas de nado y trajes de baño y cada vez se está innovando más, se tiene que trabajar más”.

Exhortó al talento juvenil que aprovechen todas las oportunidades que se les dan, cuando hay cierto nivel y tienen la oportunidad de ir a Estados Unidos, donde está la mejor natación, deben aprovechar. 

Ramírez fue la segunda mujer en ganar una medalla olímpica para México, tras Pilar Roldán (plata en esgrima) y la primera mexicana en subir al podio olímpico en la natación, disciplina en la que la delegación tricolor sólo ha ganado dos preseas en la historia de la máxima justa deportiva multidisciplinaria.

El otro metal lo conquistó Felipe “Tibio” Muñoz, quien se colgó el oro en los 200 metros pecho, todo en esa misma edición de México 68.

La olímpica tricolor jamás dudó en conseguir una presea en la alberca Francisco Márquez, desde su preparación en Estados Unidos ya se decía que tenía talento para subir al podio, sin embargo, eso lo tenía que demostrar ante su público.

“Yo soñaba con ser medallista olímpica y había trabajado mucho, cuando entrenaba e iba a competir a Estados Unidos pasaba a finales y ya se decía que podía sacar medalla, pero era difícil porque en ese momento competían tres por país y había que vencer al menos a una norteamericana y también había australianas", dijo.

Señaló que fue difícil para ella, pero tenía mucha confianza en su capacidad dentro del agua. "Fue importante que fuera en México, donde me sentí muy confiada y estaba en mi mejor momento”, recordó.

Al final, Ramírez le quitó el tercer sitio a la australiana Karen Moras, mientras que Estados Unidos hizo el 1-2 con Debbie Meyer y Pamela Kruse.

“Es un sueño ser medallista olímpica, pero mi entrenador me dijo en aquel entonces que poco a poco y a través del tiempo dimensionaría la importancia de esa presea", acotó.

Finalmente, confió que su ejemplo sirva para que los jóvenes piensen en grande para ser medallistas olímpicos. "Que gusto que se festejen esos juegos y que nosotros demos nuestro testimonio, de los participantes y medallista en México 68”.