Mariachi y familia reciben al nuevo campeón supergallo Rey Vargas

En medio de un ambiente de fiesta, el boxeador mexicano Rey Vargas regresó a la Ciudad de México y lo hizo como campeón supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), feliz, pero consciente de que...

En medio de un ambiente de fiesta, el boxeador mexicano Rey Vargas regresó a la Ciudad de México y lo hizo como campeón supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), feliz, pero consciente de que ahora viene la parte más complicada, que es defenderlo.

Con el cinturón verde y oro como su máximo tesoro, mismo que presumió a familia, amigos y medios de comunicación, Vargas Roldán llegó procedente de Londres un día después de su proeza y de vencer al británico Gavin McDonnell por decisión mayoritaria en la Ice Arena de Hull.

Las notas del mariachi sonaron en la sala de llegadas internacionales del aeropuerto capitalino cuando apareció el oriundo de Otumba, Estado de México, que fue recibido por su papá Carlos Vargas, quien lo inició en el deporte de los puños.

"Estamos alegres y contentos, el primer paso es llegar y ahora lo difícil es mantenerse, creo que hay que madurar más y seguir trabajando", dijo rodeado de gente que quería una foto con el nuevo soberano mundial de las 122 libras.

Acompañado de su entrenador Ignacio Beristáin, Vargas Roldán fue recibido con pancartas que decían "Rey eres único. Bienvenido campeón", y no dejaba de sonreír ni de dar entrevistas, sin soltar su cinturón.

"Sabíamos que era una pelea difícil, con un rival de clase, de nivel, pero trabajamos con inteligencia. Nunca hubo miedo, sabíamos que todo estaba en contra, pero eso nos daba más aliento", dijo tras ser cuestionado de la tarjeta que dio empate 114-114.

Por su parte, el entrenador Ignacio Beristáin, quien suma 27 campeones del mundo en su trayectoria profesional, reiteró que esos números son lo de menos, pues ese es su trabajo, formar grandes pugilistas, y reconoció que Rey tiene cosas por mejorar.

"La pelea la ganamos ampliamente, hay que trabajar con él mucho para mejorarlo técnicamente, le dije que descanse 15 días y pronto comenzaremos a trabajar para la defensa", aseveró el entrenador.