El Towerruning o carrera en vertical es un nuevo deporte de bajo impacto que consiste en subir las escaleras de un rascacielos en el menor tiempo posible, y en donde México cuenta con atletas sobresalientes a nivel mundial como María Elisa Pimentel.

Se trata de la primera mujer mexicana en colocarse dentro del "Top 5" del ranking mundial de Towerruninng, y quien habló con Notimex previo a la penúltima competencia del Circuito Mexicano de Carreras Verticales.

"Me siento súper preparada para la carrera en Monterrey, es para lo que he venido trabajando desde hace dos o tres meses. Me da gusto que se interesen en este deporte, porque el nivel de México ha subido muchísimo y podemos hacer cosas importantes, con su difusión y su apoyo".

De cara a la competencia que tendrá lugar este fin de semana en la Torre KOI en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, explica cómo se enroló con el Towerruninng y cómo se entrena para una competencia de esta índole.    

"Mi primera competencia fue en la Universidad Autónoma del Estado de México, después gané el primer lugar en Acapulco y de ahí fui a Pabellón Monterrey y a España, donde quedé en quinto lugar y acabo de regresar del Grand Prix Europeo".

La atleta en vertical se prepara con tres entrenamientos al día: una hora de bici estacionaria, otra hora de escaleras en edificio y otra de pesas o entrenamiento funcional.

"En escaleras un día es técnica, otra es de fuerza y potencia, en la bicicleta un día es de velocidad y otro es de fuerza", explicó la atleta.

Al ser hablar sobre cómo conoció esta disciplina, María Elisa comenta que lo hizo después de una aparatosa lesión en la rodilla, que sufrió mientras daba clases de educación física, su otra faceta, las cuales reconoce que no son fáciles de conjugar.

"Tengo los meniscos rotos, por ello no podía correr, como rehabilitación comencé a hacer escaleras y un poco de bicicleta. Un día un amigo me invito a una práctica de Towerruninng en la Torre Latino y cuando fui quede fascinada".

Pimentel, además de ser atleta, hija, madre y esposa, se desempeña como profesora de educación física y entrenadora deportiva, por lo que conjugar todos sus roles con el entrenamiento de alto rendimiento no es una tarea sencilla.

"La lesión en los meniscos fue un accidente que sufrí en la escuela donde trabajo, cuando un niño cayó atrás de mí y con su peso, hice una rotación incorrecta para la rodilla y así me lesioné. Luego un diagnostico incorrecto termino por lastimar mi rodilla y me dejó fuera de competencia por un año".

Al cruzar palabra con María Elisa se le nota la pasión desbordada que siente por el Towerruninng, deporte que –afirma- cambió su vida para bien, y salvó su carrera deportiva, después de sentir que no podría volver a caminar.  

"Ahora ya puedo hacer otros deportes, pero siento que nací para el Towerrunning, es como descubrir lo que te hace vivir, es lo que me apasiona y es un deporte que amo y es mi vida ahora", finalizó, Pimentel, cuarto lugar en el ranking mundial de la Towerrunning World Association, el cual obtuvo este mismo año en el Grand Prix de Europa.  

A nivel nacional se encuentra en el tercer lugar en el ranking, debido a que ha dejado de competir en algunos certámenes para cuidar su rodilla y no recaer en la lesión.  

El Towerruning tiene competencias en 40 naciones. Algunos de los edificios más populares que forman parte de la historia de este deporte son: la Sidney Tower en Australia, la Tour First de París y la 42 Tower en Londres.

Así como la Jumeirah Emirates Tower en Dubai, la torre IFC de Shanghái en China, la Torre Latinoamericana en la Ciudad de México y la torre de Abeno Haruka de Japón, entre otras.

En 2009 se creó un ranking por parte de la Towerrunning World Associationn, que otorga pases al mundial de dicha disciplina, donde los competidores han encontrado una nueva manera de ejercitarse.