Debido a problemas económicos, la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) dio a conocer que la temporada del 2019 se jugará con 12 equipos en lugar de los 16 que participaron este año.

Esta decisión fue aprobada por la Asamblea de Presidentes durante el primer día de actividades de Congreso Internacional de Beisbol Morelia 2018.

Por lo que las franquicias de Pericos de Puebla, Rieleros de Aguascalientes, Algodoneros de Unión Laguna y Bravos de León solicitaron un año sabático para arreglar cuestiones financieras.

Lo anterior no significa su desaparición, sino que estos equipos mantendrán sus derechos como miembros de la LMB pero no podrán participar en la próxima campaña.

El dueño de los Pericos, Gerardo Benavides, quiso vender la franquicia poblana, pero al no tener comprador alguno solicitó la baja temporal para centrarse por completo en los Acereros de Monclova.

Por su parte, los hermanos Arellano, propietarios de los Leones de Yucatán y Bravos de León, optaron por darle continuidad a la franquicia de Mérida y dar de baja temporal a la novena del Bajío.

Una de las causas principales de esta decisión fue el derroche económico que representó al haber disputado dos temporadas en el 2018, en lugar de una.

A través de un comunicado, la LMB informó que la temporada 2019 iniciará en la primera semana de abril y concluirá aproximadamente en la última semana de septiembre.

Por lo que las franquicias que participarán en la próxima campaña son: Toros de Tijuana, Saraperos de Saltillo, Acereros de Monclova, Sultanes de Monterrey, Tecolotes Dos Laredos, Broncos de Reynosa, Diablos Rojos de México, Guerreros de Oaxaca, Olmecas de Tabasco, Piratas de Campeche, Leones de Yucatán y Tigres de Quintana Roo.