El Atlético Junior perdió el título de la Copa Sudamericana, por la ineficacia de sus jugadores en los cobros de tiro penalti tanto en el partido de ida como el de vuelta contra el Paranaense de Brasil, que se coronó campeón del segundo torneo más importante de la región.

En el partido de ida en la ciudad de Barranquilla, Rafael Pérez, en un tiro penalti le dio tan duro que el balón pegó en el travesaño y se fue a la tribuna, y perdió la oportunidad de ir con un triunfo al estadio del Paranaense y jugar con menos presión.

El equipo brasileño salió del estadio Metropolitano de Barranquilla con un empate de oro y arrancó el partido de vuelta este miércoles como local, con lleno total en su propia casa y marcando un gol en los primeros 45 minutos, que lo pusieron a un paso de la gloria.

Pero el equipo “Tiburón” de las bandas blancas y rojas, logró empatar el juego con un gol del ídolo de la afición barranquillera, Teófilo Gutiérrez, que levantó el ánimo de los jugadores con varias oportunidades de anotar para ampliar el marcador.

Los dos equipos se fueron con este 1-1 al tiempo extra de 30 minutos y cuando el partido estaba por expirar el árbitro pita un penalti a favor del “Tiburón”, y toda Colombia estaba convencida que Jarlán Barrera, la revelación del torneo, iba a meter el balón en las redes.

Pero su disparo se elevó por encima del travesaño. Ahí perdió el título Junior.

En la serie de los cinco penaltis Junior tenía la oportunidad de salir airoso, pero los nervios y la presión de la afición brasileña lo vencieron, que la experiencia y la serenidad de los jugadores colombianos, que solo anotaron tres goles de los cinco posibles, mientras que Paranaense, fue efectivo en los cinco disparos al arco de Viera.

“Jarlan Barrera y Rafa Pérez perdieron el título. Simple. Podrá sonar duro, pero es demoledor y real. Ellos fallaron dos increíbles penaltis en ambos partidos de la final con los que Junior hubiera ganado ambos juegos. Esas dos jugadas puntuales son el meridiano insalvable y que explican con simpleza ineludible la derrota”, comentó este jueves el cronista Gabriel Meluk.

Este era el último partido de Jarlán Barrera, el mejor mediocampo armador de la liga profesional de Colombia, quien a partir del 1 de enero en 2019 vestirá la camiseta de Tigres de México.

Jarlán Barrera, quería levantar la Copa Sudamericana para llegar a México con su primer título internacional, pero salió del estadio entre lágrimas y abrazos de sus compañeros, que le recordaron que en el futbol errar un penalti es humano y le pueden preguntar a Pelé, Maradona, Messi y Ronaldo.