Bajo un clima templado, sin lluvia, soleado pero no caluroso, se llevó hoy a cabo el maratón de Berlín con el keniano Elius Kipchoge como ganador con un récord de 2 horas 1 minuto 39 segundos, con lo que rompió la marca mundial de su connacional, Dennis Kimetto.

Con los brazos en alto e irradiando alegría, el keniano de 33 años arribó a la meta conciente de su triunfo.

Las condiciones climatológicas fueron excelentes y le permitieron a Kipchoge superar por 1 minuto 18 segundos el récord de Kimetto, que hasta ahora había sido imbatible. Kimetto había logrado su récord hace cuatro años.

Kipchoge se convirtió este domingo en el primer corredor de maratón que logra recorrer el trayecto de 42 kilómetros en menos de 2 horas 2 minutos. El tiempo de Kimetto hace cuatro años fue de 2 horas 2 minutos 57 segundos.

Después de llegar a la meta declaró a la prensa que se había preparado esta vez a la perfección y que se sentía increíblemente contento y agradecido. El segundo lugar lo ocupó también un keniano, Wilson Kipsang.

Kipchoge se llevó de esa manera no solamente el récord mundial sino además un premio de 120 mil euros, de los cuales 50 mil fueron por haber logrado un nuevo récord mundial, 40 mil por ser el ganador y un bono de 30 mil por haber logrado una marca menor a las 2 horas 4 minutos.

Kipchoge es ya millonario por sus múltiples participaciones en maratones y otras carreras en el mundo.

El keniano se impuso desde el principio y ya en el quinto kilómetro llevaba la delantera e iba por delante de Kipsang.

La fiesta del Maratón de Berlín fue tan superlativa como el evento en el que participaron 44 mil 389 corredores en distintas categorías. Entre el público incluso se llegaron a ver grandes sombreros con el nombre México.

Preguntados por Notimex en las calles dijeron que lo hacían porque México les parecía un país muy bonito.

En la categoría de mujeres, la keniana de 35 años Gladys Cheron se llevó la victoria con un tiempo de 2 horas 18 minutos 11 segundos, seguida por la etíope Ruti Aga y Tirunesh Dibaba. Esta última era la favorita al inicio de la carrera.

El largo trayecto del maratón de Berlín fue animado todo el tiempo con porras, música en vivo y voluntarios que daban vasos de agua a los corredores. Los kilómetros del trayecto terminaron sembrados de vasos transparentes de plástico en el suelo.

Sin embargo, a la usanza alemana, mañana por la mañana, cuando los berlineses vayan a sus trabajos no se verán rastros de la enorme fiesta popular de este domingo y las calles lucirán impecablemente limpias.