Tras perder la final del Torneo Clausura 2018 de la Liga MX ante Santos Laguna, los jugadores del club Toluca abandonaron el estadio Nemesio Diez sin ofrecer declaraciones.

Al no recibir medalla de subcampeón, los jugadores de los “Diablos Rojos” partieron rápido hacia el vestidor sin hacer caso a la solicitud de los medios de comunicación de conocer sus impresiones.

Entre los jugadores más afectados fueron el portero Alfredo Talavera y el delantero colombiano Luis Quiñones, quienes derramaron algunas lágrimas por esta derrota.

Otros como el volante argentino Gabriel Hauche lo hicieron con caras de pocos amigos, sin deseo alguno de hablar, luego de este duro golpe de dejar escapar el título ante su afición.

Por segunda ocasión consecutiva, Toluca perdió una final en condición de local, luego que en el Apertura 2012 fue superados por Xolos de Tijuana.